Solo una de cada cuatro emprendedoras sociales logra financiar su proyecto

Las emprendedoras sociales en España tienen más dificultades a la hora de financiar sus proyectos que los hombres. Esto defiende la principal conclusión del informe “Inversión con un enfoque de género: una oportunidad para el ecosistema de la empresa social europea”, realizado por el Instituto de Innovación Social de ESADE. El estudio, elaborado con la colaboración de la Fundación EY, fue presentado el pasado día 12 de diciembre en ESADE Madrid.

El proyecto viene precedido por otro realizado el año anterior, “Mujeres con Impacto. Ecosistema de mujeres emprendedoras sociales en España”, cuyas conclusiones señalaban que, si bien la empresa social ofrece nuevas posibilidades para las mujeres, se trata de un entorno en el que también existe discriminación de género, en que las mujeres emprendedoras sociales se enfrentan a más barreras que los hombres como la falta de acceso a los recursos financieros, una visibilidad limitada y la ausencia de redes de apoyo. Este nuevo estudio, realizado por Mar Cordobés y Leonora Buckland, surge para dar respuesta a las preguntas siguientes: ¿Qué puede hacerse con respecto a estas barreras específicas de género con que se encuentran las mujeres emprendedoras sociales? ¿Qué podría alterar el statu quo en este complejo territorio emergente del género y el emprendimiento social? ¿Cómo puede el ecosistema de la empresa social acoger mejor y promover a las emprendedoras sociales, así como a una innovación social que contribuya a mejorar específicamente las vidas de las mujeres y las niñas?


Financiación desigual

El estudio, para el que se ha consultado a, entre otros, un centenar de emprendedores sociales españoles, pone de manifiesto que apenas el 26% de las empresarias sociales llega a reunir toda la financiación externa que busca, frente al 46% de los empresarios que sí lo consigue hacer. Esta circunstancia se produce ya que el apoyo del inversor es similar en ambos perfiles durante las primeras etapas de la compañía, pero apenas un 20-30% de emprendedoras llega a las fases de aceleración y financiación, proporción que aumenta hasta un 70-80% en el caso de los emprendedores varones. Con todo, en el área internacional del informe, se destaca que el ecosistema español de inversión social tiene más conciencia de género que el de otros países europeos. En esta línea se ha manifestado Cordobés, coautora del estudio: “Nuestra investigación demuestra que los hombres empiezan sus proyectos sociales con más inversión. Las mujeres son más prudentes también a la hora de buscar financiación”.


Emprendedoras y la prudencia

Precisamente sobre la prudencia de algunas emprendedoras cuando se trata de buscar inversión ha hablado Patricia Pólvora, fundadora de Teterum. En la mesa redonda posterior a la presentación del estudio, Patricia señaló que las mujeres deben creerse más la viabilidad económica de sus proyectos: “Yo misma no hablo abiertamente de mi sueldo en una ronda de financiación. Las emprendedoras tenemos que fijarnos más en mujeres que han sacado adelante startups de éxito y seguir su ejemplo, perdiendo un poco esa prudencia que todavía nos caracteriza a muchas”, ha dicho.

En el mismo debate Guillermo Sarrias, emprendedor y filántropo que dirige las inversiones en la plataforma para empresas emergentes con impacto social Ship2B, ha comentado que la rentabilidad de los proyectos de emprendedoras será clave para atraer cada vez a más inversores: “Aquellos que quieren entrar a invertir en una empresa emergente quieren salir también en algún momento. Las emprendedoras tienen que creer más en la rentabilidad de sus startups y señalar al inversor cuándo va a poder dejar el proyecto”. Esta rentabilidad económica, sin embargo, “no debe estar reñida con el impacto social”, ha querido remarcar Mar Cordobés.


El emprendimiento como impulso de género

En “Inversión con un enfoque de género”, las autoras han querido destacar la función del emprendimiento social como motor de impulso para las mujeres: “es una herramienta importante para alcanzar la igualdad de género y al mismo tiempo una buena oportunidad para los inversores”, ha comentado Leonora Buckland, que ha querido señalar la importancia de los role models: “Es importante cambiar los modelos a seguir y que las niñas se puedan proyectar como empresarias”.

También sobre estos modelos ha hablado Catalina Parra, presidenta de HazloPosible, una Fundación que apoya empresas que generan impacto social: “Las mujeres necesitamos estos ejemplos en nuestras casas, en la televisión, en todas partes. Creo que se ha de empoderar a la mujer en general y especialmente en el mundo del emprendimiento social, donde todavía se encuentra muy por detrás de sus compañeros”, se ha lamentado.

 

“Inversión con un enfoque de género” ya está disponible en sus versiones en castellano y en inglés en la página web de Instituto de Innovación Social de ESADE. Puedes leerlo de forma gratuita aquí.

Related posts:

Social Entrepreneurship | , , , , , , , ,

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*