Es a partir de la acción que se genera la esperanza

 

“Los retos a que nos enfrentamos como sociedad –el envejecimiento de la población, la crisis de los refugiados, el terrorismo…– requieren soluciones complejas. La clave es crear la capacidad masiva para innovar y poder acercarnos a esas soluciones, y empoderar a la población en ese sentido”, señaló Geoff Mulgan, director del National Endowment for Science Technology and the Arts (NESTA) en la 10ª Jornada Anual del Instituto de Innovación Social de ESADE, titulada “Diseñando el futuro: cómo resolver retos sociales complejos”, organizada por ESADE con la colaboración de la Fundación EY.

Mulgan también destacó que “no es la esperanza la que genera acción, sino a la inversa: es la acción la que genera esperanza”. En este sentido, Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE, al inaugurar la jornada manifestó que “lo más importante para resolver los problemas es quererlos resolver. Una buena actitud es el primer paso para generar los factores que acaban solucionando los problemas”. Por su parte, Josep M. Lozano, profesor del Departamento de Ciencias Sociales de ESADE, señaló el riesgo “de que el qué y el cómo de las empresas nos hagan olvidar el porqué. Ese porqué ha de tener un vínculo con lo social. Sin el porqué, aunque avancemos y realicemos cambios, no generaremos transformación”, y añadió que “las organizaciones han de crear espacios para nutrir el porqué de sus trabajadores, no solo desde el punto de vista organizativo, sino también social y personal”.

Financiar las empresas sociales

Según Lisa Hehenberger, profesora del Departamento de Dirección General y Estrategia de ESADE, “las empresas sociales necesitan financiación y apoyo. Nadie cuestiona que las empresas con ánimo de lucro han de invertir en infraestructura y en personal para mejorar sus resultados. En cambio, se cuestiona que las empresas sociales gasten dinero en ello, cuando es obvio que, si no invierten en infraestructura, no pueden funcionar”. Hehenberger destacó que la filantropía de riesgo (venture philanthropy) y la inversión de impacto (impact investing) son tendencias importantes que ayudan a financiar las empresas sociales, pero “todavía están lejos del mainstream”, y añadidó que “las empresas sociales están mostrando que pueden autofinanciarse, pero aun necesitan desarrollar algunas capacidades. Es muy importante eliminar las barreras, trabajar para normalizar lo social y eliminar prejuicios en ese sentido”.

La diversidad, esencial para fomentar la innovación

Amira Bliss, directora asociada de la Rockefeller Foundation, enumeró una serie de herramientas para incorporar la innovación social a las organizaciones y favorecer la capacidad de generar innovación sostenida en el tiempo, como “disponer de recursos específicos destinados a la innovación” –idealmente, “el 20 % de nuestro presupuesto total debería ir destinado a la innovación y un 10 %, a la innovación radical”–, y insistió en la necesidad de disponer de equipos diversos, “no solo en cuanto al género, sino también a la raza, la edad y las capacidades”. Carreras insistió es esta idea: “Tendemos a contratar a personas que se parecen a nosotros. No innovaremos si no contratamos a gente diversa.”

Big data para el bien común

Genís Roca, cofundador y presidente de RocaSalvatella, destacó un error de concepto en el término big data: “Las empresas siempre han dispuesto de muchos datos; lo relevante no es qué volumen de información puedes manejar, sino cuánto tardas en obtener un dato, en procesarlo y en actuar”. Así pues, según Roca, sería más preciso hablar de fast data. Por otro lado, alertó de que “capturar datos sin el permiso de sus titulares es peligroso y el futuro no va por ahí. Creo que ha de prevalecer necesariamente una relación de sinceridad entre las empresas y los usuarios”.

Por su parte, Pedro A. de Alarcón, responsable de Big Data para el Bien Social de Telefónica, tras presentar el proyecto que dirige, destacó que, actualmente, parte del compromiso de la compañía es “transformar los datos de que disponemos y devolverlos a la sociedad”, y es por ello que están colaborando con instituciones como la UNICEF o el BID. “Con la UNICEF, por ejemplo, hemos lanzado un programa de prevención de terremotos en Colombia”, señaló, al tiempo que hacía un llamamiento a nuevas colaboraciones.

 

Related posts:

Social Innovation | , , , ,

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*