La Inversión de Impacto en 2016

Guillermo Casasnovas, (@gcasasnovas), DPhil Candidate en Saïd Business School (University of Oxford).

 

Tal como decíamos en un post anterior, la Global Impact Investing Network (GIIN) es una de las organizaciones de referencia en el sector de la inversión de impacto. La GIIN nació en 2007 de la mano de la Rockefeller Foundation, con el apoyo de del banco de inversiones JP Morgan y otras entidades de la élite filantrópica y financiera. El prestigio y los recursos de sus fundadores han permitido a esta organización crecer rápidamente en los últimos años y conseguir que “su” visión y entendimiento de la inversión social o de impacto sea cada vez más mayoritaria. Una de las herramientas que han utilizado es una encuesta anual (Annual Impact Investor Survey) que han publicado desde 2011, en la que recogen información de un gran número de inversores a nivel global.

En su edición de 2016 han participado 158 inversores de impacto, entre los que se incluyen bancos, fundaciones, family offices, fondos de pensiones y otros inversores institucionales. Estos inversores tienen estrategias de inversión muy diversas, pero entre todos ellos gestionan 60.000 millones de dólares de inversiones de impacto de acuerdo a la definición de GIIN: “inversiones que se hacen en compañías, organizaciones, o fondos con la intención de generar impacto social y medioambiental además de una rentabilidad financiera”. Aproximadamente dos tercios de la inversión se lleva a cabo en países en vías de desarrollo (un tercio en países desarrollados), y también dos tercios buscan rentabilidades equiparables a otras inversiones tradicionales (respecto un tercio que entienden que al enfocarse en tener impacto social tendrán rentabilidades inferiores).

Los sectores con mayor peso son las microfinanzas, vivienda, energía y servicios financieros, y la mayoría de inversores utilizan instrumentos de deuda con más frecuencia que la inversión en capital o private equity. Si miramos las expectativas de rentabilidad financiera, un 70% de los inversores consideran que son en línea con lo esperado, mientras que un 20% ha visto superadas esas expectativas y un 10% cree que el retorno financiero ha sido menor del esperado. En cuanto al impacto social y medioambiental conseguido, el 70% lo ven en línea con las previsiones y un 30% considera que es todavía mayor que sus expectativas.

Otra de las iniciativas que promueven la inversión de impacto a nivel global es el Global Social Impact Investment Steering Group, que nació como sucesor de un grupo de trabajo de los países del G-8 para compartir experiencias en este ámbito. Después de publicar detallados informes sobre la situación a nivel nacional de cada país, este grupo quiere impulsar la inversión de impacto en general y el papel de los distintos gobiernos en particular, ya sea a través de legislación específica, ayudas fiscales, o inversión directa en determinados fondos y empresas. Este grupo tiene una importante influencia anglosajona, ya que Estados Unidos y el Reino Unido son los países más activos, pero también destaca la presencia de Brasil, Méjico o Portugal, donde los sectores financieros, las administraciones públicas y las grandes fundaciones están colaborando para explorar el papel que la inversión de impacto puede tener en su desarrollo económico y social.

 

 

Related posts:

Social Entrepreneurship, Social Innovation | , , ,

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*