El rol de las ONGD en los próximos años

Valeria Méndez de Vigo (@vmendezdevigo), responsable del Departamento de Estudios e Incidencia de Entreculturas.

La crisis de los últimos años en nuestro país ha afectado de manera muy profunda a las ONG de cooperación al desarrollo con un recorte drástico de los fondos, la consiguiente necesidad de reajuste o discontinuidad de nuestros proyectos, un desmantelamiento de nuestras estructuras e incluso la desaparición de muchas ONG. Pero es que, además, a las ONGD de cooperación al desarrollo, la crisis nos ha pillado también con el pie cambiado, en cuanto a nuestros modos de hacer, nuestros discursos, nuestros mensajes.

De pronto,  las cosas que relatábamos y que interesaban, al menos a un cierto público- las cuestiones del hambre, los conflictos bélicos y sus consecuencias en la población, la educación de los más desfavorecidos, por poner sólo algunos ejemplos, que sucedían en países lejanos,- dejaban de interesar en nuestro país, acuciado también por grandes problemas y por crisis que imaginábamos, con razón o sin ella, tan graves como las que asolaban otros países de África, Asia o América Latina. Las ONGD nos hemos ido adaptando como hemos podido, en algunos casos, hemos desviado el foco de nuestras actuaciones a España. Pero, ¿es ésta la solución? ¿qué nuevas claves debemos poner en marcha o debemos fortalecer para continuar siendo relevantes? A mi juicio,  éstas  podrían ser  algunas:

1. Construir narrativas y hacer pedagogía. Frente a la cultura del neoasistencialismo, hay que insistir en que la transformación social pasa, necesariamente, por la transformación de los valores y por la transformación individual. La construcción de un mundo más justo, sostenible y solidario para todas las personas requiere cambios profundos en nuestros modos de vida a nivel individual y colectivo. Resulta evidente la necesidad de replantearnos nuestros modos de consumir, nuestro modelo socioeconómico y ecológico para que nuestro mundo pueda ser sostenible.  Esto es algo ya casi antiguo, pero que ha cobrado plena actualidad. El “vive sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir” sigue hoy vigente y ha recobrado su vigor.

2. Denunciar, pero también ofrecer alternativas y soluciones. Para ello, la investigación sustentada en los datos y la práctica, debe ser un eje importante de las ONGD. Y naturalmente, también la divulgación/ la visibilidad, en el ámbito político, mediático y social de los hallazgos, buenas prácticas y propuestas alternativas en campañas de sensibilización e incidencia.

3.  Globalizar la solidaridad. Apelar a lo más auténtico y genuino de las personas, hablar de valores y de emociones. Las ONGD conocemos la vida de las personas y comunidades con las que trabajamos, la vulneración de sus derechos y su capacidad de lucha ante la adversidad.   Eso es algo que merece la pena transmitir, así como la corresponsabilidad que tenemos todos en el destino común de la humanidad. La necesidad de regirse por valores de justicia, solidaridad y bien común, salva a otros, pero también nos salva a nosotros mismos, porque nos humaniza y conecta con lo mejor, lo más esencial y lo más profundo de nosotros mismos.

4. Propiciar encuentros. El mayor valor añadido de las ONG es su contacto con las personas vulnerables, por lo que propiciar  encuentros entre éstas y sus organizaciones sociales y otras organizaciones para aprender unas de otras y tejer alianzas; encuentros entre éstas y la ciudadanía para sensibilizar sobre la pobreza y la injusticia y para propiciar la formación de agentes de cambio social desde su propio entorno; entre éstas y representantes políticos para que conozcan de primera mano algunas de las realidades que sufren estas personas e implicarles en el cambio. Estos encuentros son siempre  únicos, porque en  ellos influyen de manera determinante las propias percepciones personales y pueden ser  profundamente  transformadores.

5. Aprender de las organizaciones sociales del Sur y de sus luchas y trasladarlas a España o a nuestro entorno. ¿Qué podemos aprender de nuestros proyectos y experiencias en los países del Sur? ¿Qué podría aplicarse en España y en países de nuestro entorno que contribuyera a fomentar la participación y la democracia, ampliar espacios de decisión para sectores populares, expandir sus posibilidades económicas? ¿Qué podría ser “replicable” de las cooperativas o grupos de autoayuda  de mujeres en la India; de las organizaciones de personas sin hogar que luchan por sus derechos a la vivienda en la India; de las alcaldías y consejos en las escuelas del Perú que fomentan la participación y los valores democráticos entre la población estudiantil o de la movilización por el 4% en educación en República Dominicana?

6. Compartir espacios para la incidencia. Unir y universalizar las luchas por los derechos humanos.   Hasta hace unos años, la deuda externa, parecía algo de la década de los 90 en América Latina, o de los 2000 en Asia. No imaginábamos entonces que, aunque con  diferencias y variantes, íbamos a tener en España y en el Sur de Europa una situación con tantas similitudes. ¿Qué podemos aprender de éstas u otras situaciones? Hay muchos temas que son ya globales, como el cambio climático, o la movilidad humana. También el derecho a la educación, a la sanidad, a la vivienda, los temas de fiscalidad, transparencia, etc. varían en función de los contextos, pero muchas cuestiones son similares. ¿Qué es lo que hay en común? ¿Cuáles son los intereses que los rigen y cuáles las relaciones de poder? ¿Cómo cambiar esto de modo que sea más favorables a los derechos de la gente más vulnerable?  En mi opinión, las ONGD no debemos perder nuestro foco basado en la cooperación internacional- sigue siendo una tarea imprescindible – por hablar de la realidad en España, pero la “solución” estriba en conectar estas realidades, hacerlas globales o ver qué tienen en común y facilitar la conexión internacional en estas causas. La agenda universal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y su implementación, brinda también una buena oportunidad para establecer estas conexiones y la unión con otros sectores, más allá de la cooperación internacional.

Finalmente, las anteriores claves se concentran en dos fundamentales: acompañar a las personas pobres y marginadas en sus luchas y en la conquista de sus derechos y contribuir a la construcción de una ciudadanía global, involucrada en hacer de éste, un mundo más justo, sostenible y solidario para todas las personas.

 

 

Related posts:

NGO | , , , , , , ,

6 Respostes a “El rol de las ONGD en los próximos años”

  1. Ángela dice:

    Felicidades por tu artículo Valeria. Las ongs seguimos y seguiremos siendo necesarias.

  2. Alicia dice:

    Muy pertinente. En el fondo, se trata de actuar sobre las estructuras y las culturas simultáneamente. Bien común y justicia social en clave cosmopolita.

  3. Jorge Serrano Paradinas dice:

    Extraordinario artículo Valeria¡¡

  4. Africa dice:

    Enhorabuena Valeria por el análisis y capacidad de síntesis. Muy bueno el enfoque. Gracias!!

  5. Juan Carlos Gil Ruperez dice:

    Lo leí días atrás y me gustó. Lo vuelvo a leer y me gusta más. Felicidades. Importantes retos y desafíos nos pones sobre la mesa a las ongd. Algunos de ellos implican ciertos cambios de chip en nuestro modo de accionar

  6. Lo leí días atrás y me gustó. Lo he vuelto a leer y me gusta más. Gracias y Felicidades por el artículo Valeria. Pones sobre la mesa grandes retos y desafíos para las ongd. Algunos de ellos apelan a cambios importantes en formas de funcionar tradicionales, lo cual no resultará fácil, pero tampoco imposible si apostamos decididamente por ello.

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*