¿Y si nos damos un tiempo?

Dani Jorquera (@DaniJorqueraBCN), Gerente de Prodis Fundación.

Hace unos meses en la Fundació Prodis iniciamos una campaña para incorporar voluntarios en todos nuestros proyectos. La entidad ya contaba con la colaboración ciudadana, siempre desde posiciones lejanas al día a día como comisiones de trabajo estratégicas o eventos puntuales… Pero no nos conformamos con eso, queríamos que la gente nos conociera más y desde dentro.

Empezamos un proceso para explicarlo internamente a los profesionales, porque el primer error es creer que el voluntariado va a descargarte de trabajo y no es así. Otros creen que van a venir personas ya formadas y que van a ser autónomos. Y no. Otros ven peligrar su puesto de trabajo creyendo que los van a substituir por mano de obra gratis, otros que el voluntario servirá para hacer todo aquello que es más pesado o que tiene menos valor. Y no, no y no.

Otro error en el que sabíamos que no podíamos caer es el pensar que el voluntariado es gratis. Para tener un buen equipo de voluntarios necesitamos recursos, han de tener a un profesional que los coordine, que les enseñe dónde van a desempeñar su labor, que se preocupe por saber si se están cumpliendo sus expectativas, hemos de facilitarles formación, hacerles un seguro de accidentes y sobretodo, cuidarlos y mimarlos…

Y es que incorporar voluntarios a tu entidad, no es un proceso sencillo. O mejor dicho, es sencillo, siempre que tengas claro por qué tomas esa decisión. Y para tenerlo claro, nos tuvimos que hacer unas cuantas preguntas:

¿Tenemos un equipo dispuesto a hacer un esfuerzo extra y dar un poco más (si cabe) para trabajar con alguien que no tiene los conocimientos técnicos que tienen ellos? ¿Seremos capaces de compartir nuestros conocimientos? ¿No nos desanimaremos al ver que el voluntariado no es un equipo estable y que por mucho compromiso que consigamos de ellos, siempre hay la posibilidad de que dejen de venir, ya sea porque encuentran un trabajo o porque simplemente cambian sus prioridades? ¿Estamos preparados para que un montón de personas vean y sean críticos con nuestra forma de funcionar? ¿Sabremos transmitirles que son importantes para nosotros y que valoramos que nos regalen su tiempo, dándoles tareas que les hagan sentirse útiles dentro de nuestra organización?

No nos desanimamos con todas estas preguntas y una vez superadas, fuimos a la importante: si conseguimos todo eso ¿qué nos aportarán?

En una época en la que hablamos tanto de paredes de cristal en nuestras entidades, hay pocas medidas que favorezcan más la transparencia que incorporar a personas motivadas con nuestra misión, pero que no tengan relación contractual con la entidad. También nos aportará frescura alguien que no está inmerso en el día a día y que llega con ganas de dar y compartir con nuestros usuarios, en cápsulas pequeñas, de una forma mucho más concentrada e intensa.

Esos voluntarios serán nuestros mejores embajadores cuando salgan de la entidad y le contarán a personas que no nos conocen aún, qué somos, qué hacemos y cómo lo hacemos. Nos van a hacer de altavoz cuando haga falta. Van a ayudarnos a llegar a más gente y van a ser actores principales de los cambios que proponemos a la sociedad.

____________________________________________

No hay nada más potente que un voluntario defendiendo nuestra causa haciéndola suya. Alguien que, en su tiempo libre, sin contraprestación económica alguna, alza su voz y legitima el trabajo que llevamos a cabo como profesionales.

_____________________________________________

Lanzamos una campaña sencilla que jugaba con una de frase que solemos utilizar en contextos negativos y la convertimos en positiva: “¿Y si nos damos un tiempo?” Queríamos poner el acento en la importancia del tiempo y el componente bidireccional de dárnoslo: si tú (voluntario), me das tu tiempo yo (usuario), te doy el mío. En pocos meses hemos triplicado la cifra de voluntarios y sin lugar a dudas, la Fundación ha ganado con creces en todos los campos.

 Porque incorporar voluntariado a la entidad, SÍ tiene precio. Pero estamos convencidos que es una inversión más que rentable si desde nuestras organizaciones realmente queremos transformar el mundo.

Related posts:

NGO | , , , , , , , ,

Una Resposta a “¿Y si nos damos un tiempo?”

  1. Nuria Muñoz dice:

    Magníficas reflexiones, a tener en cuenta, antes de diseñar un plan de voluntariado. Es un proceso clave en las ong y que bien “cuidado” aporta mucho valor a la entidad y al voluntario. Gracias por compartir vuestra experiencia y muchas felicidades a todos los que formáis parte de Prodis!

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*