Una suma exponencial por la inclusión

Juan Mezo (@JuanMezo) es director en Valores & Marketing, y profesor del Programa de Dirección y Gestión de ONG del Instituto de Innovación Social.

Hoy vengo a contaros una historia de crecimiento exponencial que poco tiene que ver con las matemáticas, y es que recientemente he tenido el placer de poder participar en la elaboración de un informe para el programa Espai d’Inclusió 20+20+20, del distrito de Les Corts de Barcelona. Un programa constituido por una red de entidades de personas con discapacidad, entidades del tercer sector y empresas e instituciones de los barrios de Les Corts de Barcelona, con una misión común: trabajar para que la inclusión sea una realidad.

El informe trata sobre cómo la responsabilidad social corporativa (RSC) puede convertirse en una herramienta de relación con el entorno para trabajar en iniciativas profundas y duraderas con el conjunto de agentes.

En este sentido, no sólo las organizaciones son conscientes de que es necesario cambiar el modelo de la sociedad actual, también las empresas empiezan a entender que su papel es importante, necesario e imprescindible. Prueba de ello, son dos  iniciativas que hemos recogido en el informe: el Reial Club de Polo de Barcelona y el Pedralbes Centre, con iniciativas realmente buenas, entre otros centros de la zona, y que podréis conocer en profundidad en el informe.

La RSC no es territorio exclusivo de las grandes empresas, como bien habréis deducido ya. Todas las organizaciones -lucrativas o no, públicas o privadas- pueden convertirse en agentes inclusivos: contratación de personas con discapacidad, compras procedentes de centros especiales de trabajo, colaboración en programas y actividades inclusivas, cesión de espacios para organizaciones, etc. Cualquier pequeña iniciativa cuenta en la lucha por la inclusión.

Asimismo, las administraciones públicas, mientras tanto, han modificado su rol y ya no son el único agente para solucionar los problemas de la sociedad. Las instituciones públicas tienen, de todos modos, el gran reto de potenciar, mediar, favorecer e incentivar las colaboraciones entre la sociedad civil, las organizaciones y las empresas.

___________________________________________________

Es por ello, que 20 + 20 + 20 no suma 60, sino mucho más. Los beneficios de la relación son, claramente, exponenciales.

 ___________________________________________________

El informe muestra cómo el camino hacia una sociedad inclusiva está comenzado y son muchas entidades, empresas e instituciones ya, las que ponen conocimientos y recursos para ir avanzando en esta línea. Sin embargo, hacer de la inclusión una realidad es un proceso largo, y cada agente avanza a un ritmo distinto, por eso encontramos diversos y variados modelos de relación entre empresas y organizaciones que hacen que los roles se redefinan y evolucionen. Las fórmulas de colaboración son variadas y van avanzando de la  simple filantropía a relaciones más duraderas y estratégicas. En el informe se recogen diferentes ideas y propuestas para que todos –organizaciones, empresas grandes y pequeñas y administraciones públicas- puedan trabajar en pos de la inclusión social.

 

 

 

 

 

Related posts:

Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*