Nuevo contexto social

Una muestra más del aumento de la vulnerabilidad social derivada de la crisis económica: muchos niños acuden a la escuela sin haber ingerido ningún alimento con el que iniciar la jornada. Así alertaba recientemente el Casal del Infants refiriéndose al barrio del Raval de Barcelona y otras zonas de Cataluña en las que trabaja. Una grave carencia que nos remite a  hace unos 30-40 años, cuando organizaciones como el Casal iniciaron su andadura en circunstancias que ya habíamos archivado como un recuerdo del pasado.

Y aun más. Seguramente algunas realidades dramáticas que se viven en nuestra sociedad-  más de un millón setecientos mil hogares  en España en los que  todos sus adultos están en paro,  los 74 procesos de desahucio que se inician cada día  en el área metropolitana de Barcelona o los 150.000 inmigrantes en situación irregular  que se han quedado sin tarjeta sanitaria- superan en gravedad a las muchas precariedades que afectaban a buena parte de  la población en los años setenta y  principios de los ochenta.

Este cambio de contexto social plantea a las ONG nuevos retos para  responder con urgencia y determinación a la trágica situación que viven tantas familias. Y junto con el resto de la sociedad civil, defender lo conseguido desde la transición democrática en el desarrollo del estado del bienestar y evitar el retorno a enfoques de beneficencia, mucho más propios de otros tiempos.

En este entorno, bastantes organizaciones del tercer sector están  profundizando en su especialización para ser más expertas en un ámbito de actuación que sea relevante en los próximos años y  poder así responder con  la  máxima calidad y eficiencia. Es el caso de los  Bancos de Alimentos, cuya Federación ha sido recientemente premiada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Desde que el primer Banco de Alimentos fue fundado en Barcelona en 1987, y especialmente en los últimos años, ha sabido perfeccionar su enfoque de actuación y su red de cooperación  para multiplicar de forma exponencial su capacidad de recoger y repartir de forma gratuita productos alimentarios de primera necesidad.

Otro objetivo que están acometiendo algunas ONG es el de establecer alianzas  estratégicas con organizaciones de otros sectores, como empresas, fundaciones, emprendimientos sociales, movimientos ciudadanos o entidades públicas especializadas. Con ello pretenden aunar sus propias competencias y experiencias con otras diferentes a fin de poder avanzar, por ejemplo, en su capacidad de innovación  o en su potencial de movilización social e incidencia pública. El acceso al mercado laboral por parte de jóvenes en riesgo de exclusión es uno de los ámbitos en los que estas alianzas se están configurando.

Las ONG consideran imprescindibles estos cambios para  conseguir sus objetivos, de acuerdo con su misión,  en un contexto cada día más difícil. Saben que han de tener muy presente la  célebre frase de Albert Einstein “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Por: Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE

Publicado en La Vanguardia, 23 de Septiembre de 2012

Related posts:

NGO | , ,

Una Resposta a “Nuevo contexto social”

  1. Creo que vivimos unos tiempos en los que las empresas, para cubrir la ineficacia de la Administración, tienen que convertirse en verdaderas impulsoras de cambio social estableciendo compromisos de colaboración con personas y organizaciones no gubernamentales. Pero también pienso que las ONG tienen que adaptarse al nuevo panorama y empezar a profesionalizarse. Menos voluntariado social y más profesional preparado que hable de gestión, ebit fianciero , ROI y una decidida visión empresarial. Social, pero empresarial.

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*