Enseñar a emprender

En estos tiempos de crisis y dudas, una palabra ha surgido con fuerza como fuente de esperanza: el emprendimiento. Necesitamos emprendedores que innoven, que creen puestos de trabajo, y que aumenten la competitividad de nuestra economía. Pero ¿cómo animar a nuestro abundante talento a emprender en nuestro país?

Algunos venimos defendiendo desde hace tiempo que necesitamos un ecosistema de apoyo que facilite a los emprendedores su arriesgado camino en áreas tan diversas como la financiación, formación, investigación, asesoría, comunicación, innovación, y contactos y redes. De todas estas funciones hay una que me fascina especialmente en mi rol como profesora de emprendimiento social en ESADE: la formación. La Unión Europea incluye el espíritu emprendedor como una de las ocho competencias clave a desarrollar, y la mayoría de países están tomando cartas en el asunto. La gran pregunta es: ¿Cómo y cuándo enseñamos a emprender? Esta pregunta me ha llevado a recopilar metodologías y modelos educativos innovadores en distintos países que se están mostrando exitosos con distintos públicos. He aquí tres ejemplos paradigmáticos y presentes en España.

VALNALON. José Manuel Pérez “Pericles”, premiado por Ashoka en 2007, ha integrado su modelo de “Cadena de Formación de Emprendedores” en el currículo educativo del sistema formal en Asturias y otras 11 comunidades autónomas. Su sistema de formación comienza con alumnos en los cursos preescolares y sigue hasta su entrada en el mercado laboral con un método que se construye aprovechando los conocimientos adquiridos cada año y que avanza hacia conceptos cada vez más complicados. Desde Valnalon se ofrece además apoyo y formación para supervisar el proceso de maduración y consolidación de los proyectos de negocio mediante una Preincubadora de Proyectos y una Incubadora de Empresas. Desde el inicio más de 20.000 niños y adolescentes han cursado sus asignaturas, 60.000 jóvenes han participado en sus talleres de empresarios, se ha dado formación a cerca de 1.500 profesores y se han creado en España más de 2.000 cooperativas de exportación (600 en Asturias) gestionadas por jóvenes estudiantes de sólo 15 años.

TEAM ACADEMY. Existen múltiples ejemplos de programas de formación de emprendedores a nivel universitario. Uno de los más atrevidos es sin duda Tiimiakatemia, el Centro de Iniciativa Empresarial de Excelencia de la Universidad JAMK de Ciencias Aplicadas de Jyväskylä, Finlandia. En esta universidad sin aulas, profesores ni exámenes, los estudiantes trabajan en grupo para ejecutar sus propias empresas cooperativas y una vez que se han graduado, se embarcan en un viaje alrededor del mundo con el dinero obtenido en sus negocios durante sus estudios. Los estudiantes aprenden así a emprender en equipo, y firman un contrato de aprendizaje consigo mismos, autoevaluándose periódicamente y apoyados por tutores. Tras la graduación, el 91% de los estudiantes tienen trabajo dentro de los 6 meses de su graduación, y el 47% de los estudiantes tienen su propia empresa 2 años después de su graduación. Este modelo se está extendiendo por toda el mundo y se ha lanzado en España a través del primer Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación de la Universidad de Mondragón.

ENTROPIA. Manu Egaña es psicólogo y exalumno de Team Academy Euskadi. Su experiencia le animó a crear ENTROPIA, cuya misión es formar e inspirar a desempleados para que emprendan despertando su vocación interior, fomentando su creatividad y creando grupos de emprendedores que se apoyen mutuamente. Ofrecen sus cursos a través de las mancomunidades de Euskadi, que ven en ellos un alto valor añadido respecto a los tradicionales cursos para parados. Sus distintos módulos buscan despertar inquietudes por emprender, borrar los esquemas clásicos de cómo hacer las cosas, y promover laboratorios de creatividad.

Estos son solamente tres de los muchísimos ejemplos que existen, todos ellos altamente inspiradores. A pesar de sus diferencias, tienen mucho en común. En primer lugar, se centran en inspirar a las personas, ayudándolas a emprender desde su vocación y sus fortalezas, y trabajando la autoconfianza. En segundo lugar se basan en la experimentación, el aprender a partir de hacer, darse el lujo de fracasar, y trabajar la tolerancia al riesgo y la persistencia. En tercer lugar, todos los programas adoptan un enfoque multidisciplinar, integrador y sistémico. Finalmente, todos promueven activamente la responsabilidad, el trabajo en equipo y la generación de valor para la sociedad como base para cualquier emprendimiento, procurando balancear la tensión entre lo individual y lo colectivo, y entre lo privado y lo público.

Éstas son sin duda algunas de las habilidades clave para emprender y que no siempre se transmiten en los sistemas educativos más extendidos. Pero son también extremadamente útiles para cualquier empresa que aspire a trabajar con personas con iniciativa, con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo, innovadoras y con un alto grado de responsabilidad. Estos programas están, en realidad, promoviendo un cambio de cultura, y creo firmemente que esa es la cultura que necesitamos, emprendedores, trabajadores y ciudadanos en general, para levantarnos y manejar con éxito el apasionante y convulso siglo que nos ha tocado vivir. Porque solamente entre todos podemos emprender y co-crear nuestro futuro.

Por: Clara Navarro

Consultora en sostenibilidad y colaboradora del Instituto de Innovación Social de ESADE en investigación y docencia sobre empresa, sociedad, sostenibilidad y medio ambiente.

Related posts:

Social Entrepreneurship, Social Innovation | ,

Una Resposta a “Enseñar a emprender”

  1. PortalB dice:

    Apoyar la inspiración y crear autoconfianza, así como ayudar a mantener la ilusión por un nuevo proyecto, son siempre las bazas más importantes a la hora de emprender una actividad (sea cual sea).
    Pero tampoco debemos olvidarnos del 64% de emprendedores que fracasan en sus primeros intentos y no vuelven a intentarlo (según estudio de la UOC), y que posiblemente sean los que mayor apoyo moral y logístico requieran.
    Un saludo y gracias por el artículo.

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*