Se busca: ‘Innovación’

Vivimos una época de cambio como nunca. Al menos, así lo sentimos y hablamos. Y el cambio, nos obliga a innovar. Pero éste término, “innovación”, se ha convertido en un verbo, sustantivo, adjetivo e incluso un adverbio al que usualmente le preceden o siguen otras tantas palabras con significados abstractos que cambian de sentido según el interlocutor.

En mi caso, el tema de la innovación se convirtió en algo tan insoportablemente intangible, que tuve que salir de casa rumbo al lugar más innovador del mundo: Silicon Valley, para tratar de aclararlo, y por qué no decirlo, a buscarlo. Aterricé casi directamente en el HUB de SoMa  en San Francisco, el hogar natural y espacio de co-working para los innovadores sociales. Paseándome por el espacio pude contactar con los niños de la iniciativa Sprouts Cooking Club quienes preparaban comida saludable para el Sexy Salad, un evento que se realiza una vez por semana entre los miembros de la comunidad para compartir sus ideas. Durante la comida se comentaba la recién concluida SOCAP (Social Capital Markets) – uno de los eventos que reúne a miles de impact investors, emprendedores sociales y personas del tercer sector en un mismo evento.

Desde el primer momento, me pareció que la innovación estaba concentrada en grupos de interés ya marcados. Así que decidí salir por las calles para verificar mi presunción y para ello escogí el distrito de Mission, un área conocida por sus altos niveles de inmigración, marginalización y pobreza. La cantidad de ventas de comidas típicas de diferentes países era realmente sorprendente, y en búsqueda de “pupusas” auténticas (comida típica de El Salvador) y cómo no, “innovadoras”, encontré La Cocina. La Cocina, es una ONG que ha surgido como respuesta a una comunidad inmigrante que estaba paralizada por la falta de espacio de cocinas comerciales a precios asequibles que cumplieran los requisitos sanitarios necesarios para poder vender comida legalmente. Las emprendedoras que conocí aquella mañana formaban parte del sector informal de una economía que buscaba vender comida tradicional dentro de un sector marginado. Actualmente, La Cocina se ha convertido en mucho más que un espacio para cocinar, es más bien una incubadora para las más de 50 emprendedoras que han pasado por su programa, donde encontraron no sólo apoyo sino también servicios de asesoría legal y financiera para empezar sus propios negocios. Mientras disfrutaba de las pupusas de una emprendedora salvadoreña, me maravillaba de la magia de aquel espacio, que reunía culturas diversas con la pasión por la cocina, todo ello para crear valor e innovar.

Antes de despedirme de Mission pasé a visitar The Pirate Shop, una tienda que aparentemente vende productos de piratas pero que, en realidad, es más bien la excusa para albergar el laboratorio de una ONG llamada 826 Valencia en un espacio de uso exclusivamente comercial. La ONG, creada en 2002, se dedica a conectar adultos con estudiantes (de 6 a 18 años) interesados en las artes literarias. Cada año más de 6.000 alumnos y 1.700 voluntarios colaboran para hacer realidad la visión de Dave Eggers, quien entendió que el arte de la escritura, algo fundamental para el desarrollo y el éxito de los niños, se perdía. Infinidad de colecciones curiosas de escrituras propias se albergan en las paredes de la tienda, junto con los cuentos de piratas, inspirados seguramente por el ambiente.

Al regreso de mi viaje, que estuvo lleno de días e historias interminables, reflexioné sobre mi experiencia de la búsqueda de la innovación que me llevó a San Francisco en primer lugar. Finalmente, me parecía que la innovación es mucho más tangible de lo que parece, y que es más bien una actitud innata que se despierta tan pronto te pones las gafas correctas para verla. Su búsqueda perpetua nos aleja de ella, pues ésta yace en nosotros mismos. Comienza con la curiosidad y la empatía, valores que despertaron mi pregunta y me llevaron a la incomodidad de querer entender algo que no entendía. Se esconde en el impulso con el que aquel día compré un vuelo para ir a la otra punta del mundo sin saber bien qué iba a encontrar, en las ganas de experimentar y de convivir con la inseguridad y el riesgo. Crece cuando asumimos las consecuencias de un posible fracaso, y aún más cuando fracasamos y nos levantamos y volvemos a intentarlo. Reside en la observación de cada conversación que tuve. Se despierta con cada idea que compartes. Es una forma de vivir y, lo mejor de todo, es que cada uno de nosotros la llevamos dentro.

Y desde las ONG, ¿innovamos? como organizaciones, ¿podemos ser más creativas? ¿Qué elementos ayudan a la innovación y cuáles la frenan? Este curso estamos realizando desde el Instituto de Innovación Social una nueva publicación sobre la innovación social dentro del sector no lucrativo, dentro del Programa ESADE-PwC de Liderazgo Social.

¿Quieres conocer tu situación y darnos tu opinión? Participar en el estudio no te llevará más de 15 minutos. A todas las personas que participéis os enviaremos los resultados y a finales de curso publicaremos el estudio:

¡Participa! http://onginnovacion.questionpro.com/

Por: Elena Rodríguez Blanco, colaboradora del Instituto de Innovación Social de ESADE.

Related posts:

Social Innovation | , , ,

Una Resposta a “Se busca: ‘Innovación’”

  1. Antonio García dice:

    Refrescante constatar que el espíritu valiente de la “Innovación”, la entereza de estar dispuestos a realizar acrobacias sin red, a asumir el riesgo de caerse, rompe el equilibrio Risk- Reward. Los tradicionales emprendedores egoístas (sí, el sano Greed is Good de Gordon Gekko en el Wall Street de los 80 ;), siguiendo el “nothing venture, nothing gain”, arriesgan piruetas “with their eyes set on the prize”. Pero Innovar sin un “prize” egoísta y de provecho individual en mente…Profesora: ¿no requiere eso una educación, aprendizaje, formación previa, Cuasi-moral, de esos emprendedores en Valores tales como la Solidaridad? Poder caerse, y lastimarse, por ayudar a los demás, no por un bien individual. Gracias por su chispeante artículo!

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*