Aprendiendo de las empresas sociales

“Aprendiendo de las empresas sociales: Seis casos de las empresas sociales en Europa”, editado por el Instituto de innovación Social de ESADE, es un excelente libro que, como las buenas películas, tiene un buen guión. O mejor dicho, seis, el de las seis “empresas sociales” que describe, cuyas claves de éxito, recogidas por los autores del libro (Myrto Chliova, Ramón García, María Iglesias, Clara Navarro y Elena Rodríguez) son una ventana luminosa al buen hacer.

Para quien quiera conocer un esbozo del contenido , antes de adentrarse en sus páginas, el libro recoge las experiencias de Alter Eco, sociedad fundada por Tristán Lecomte en Francia, quien introdujo los productos de comercio justo en las grandes cadenas de distribución francesas, hasta ese momento sus grandes competidoras; Aquaphytex, creada por el extremeño Pedro Delgado que utiliza una tecnología rompedora basada en la capacidad de las plantas macrofitas para purificar aguas contaminadas; la Fundación Findhorn, fundada hace más de 50 años en Escocia por Peter y Eileen Caddy, bajo cuya visión se ha desarrollado un ecosistema de negocios sostenibles; Regionalwert, situada en el Sur de Alemania, que con el impulso de Christian Hiss, ha conseguido crecer a partir de las sinergias creadas en las granjas de sus propietarios bajo el principio de solidaridad; Specialisterne, la iniciativa de Thorkil Sonne, que reconoce capacidades distintivas en su hijo autista sobre las cuales crea, hipotencando su casa, una empresa de servicios de software y que se está extendiendo a otros países; y Teixidors, una cooperativa de Terrasa creada por Marta Ribas y Juan Ruiz, que produce textiles de alta calidad empleando a personas con discapacidad psíquica y de aprendizaje.

El título del libro es acertado, porque al finalizar su lectura los aprendizajes que se obtienen son muy significativos. De Alter Eco se aprende como aprovechar las cadenas de distribución y la relación directa con los proveedores, de Aquaphytex, cómo el uso de una tecnología innovadora puede romper el statu quo en un sector. En la experiencia de Findhorn, el lector encontrará que las formas de vida sostenibles son rentables y que adaptar las necesidades del negocio a las de desarrollo humano e integral de las personas es una garantía de permanencia y crecimiento. Regionalwert, nos enseña cómo alcanzar la adhesión de los accionistas, que incluso en algunos casos llegan a no pedir retorno. Specialisterne nos muestra como extenderse una vez perfeccionado el modelo de negocio. Finalmente, en Teixidors vemos cómo crear una marca de prestigio en un mercado altamente competitivo, a partir de lo que, a priori, serían limitaciones.

En el plano de las capacidades, vemos en los creadores de estas empresas perseverancia, iniciativa, sentido de comunidad, como crear adhesión, pragmatismo, constancia y espíritu emprendedor en estado puro. Y actitudes de heroísmo y creatividad sustentados sin duda sobre un sentido de misión bien asentado.

Además, el libro contiene interesantes conclusiones sobre las empresas sociales. Podríamos centrarnos en una de esas conclusiones que posiblemente está en el origen, y en la continuidad de estas empresas. Se trata de la mirada alternativa de sus fundadores. Los emprendedores sociales miran de manera diferente la realidad, que está ahí, esperándonos a todos nosotros, y que ellos son capaces de “leer” con más riqueza. Y quizás esa capacidad de mirar de manera diferente no esté al margen del sentido de misión comentado anteriormente.

¿Qué pueden aprender las grandes empresas tradicionales de las empresas sociales? Mucho, porque, todas las empresas podrían gestionarse a partir de sus premisas. Las grandes empresas, sobre todo si son multinacionales, pueden aprender del sentido de misión y a partir de él relacionarse con las comunidades locales en las que trabajan bajo esa mirada diferente, viendo sus posibilidades de impactar positivamente en los contextos en los que operan. Las grandes empresas, pueden aprender viendo lo que hacen las empresas sociales y, como dicen los autores del libro, “desvelar capacidades, dinamizar recursos….. y crear ecosistemas de apoyo”.

Para más información:

Por: Antonio Fuertes, Responsable de Reputación y Responsabilidad Corporativa de Gas Natural Fenosa

Related posts:

Social Entrepreneurship, Social Innovation | , ,

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*